Entradas

La importancia de un logo con personalidad propia

Cuando se trata de la imagen de una marca, ser más atractivo que competencia es la clave para triunfar. Es algo fácil de decir pero ejecutarlo es el reto diario de gran número de diseñadores. Los logos pueden ser el primer punto de contacto de una marca con el consumidor, de ahí la gran importancia de crear esta relación con los consumidores de la marca en cuestión.A esto debemos agregar la experiencia y otras formas de comunicación con las que toda marcas debe crear su propia personalidad, ya que es el único medio de establecer un vínculo con el consumidor. La naturaleza de las interacciones juega un papel importante en la preferencia del cliente. Aunque también toma decisiones por razones emocionales (donde entender las necesidades resulta fundamental), eso se refleja en la manera en que perciben a tu marca.
Los logos sirven para identificar el concepto de una firma y si tiene impacto inmediato, puede ser una de las formas en que se puede crear relación con el usuario. Según una encuesta realizada por Avery UK, hay una razón por la que el icónico símbolo rojo con blanco de Coca-Cola, los arcos amarillos de McDonald’s o la silueta blanca de las orejas de Mickey Mouse le funcionan a Disney.Incluso el logo de empresas como Apple, Nike, la cerveza Guinness, Fisher-Price, Oxo, Wall’s and Colman’s, Amazon, Google, Virgin o Starbucks son recordados por las personas, al ser la primera impresión que tienen sobre los productos que consumen. Los logos son la clave para generar memoria, el 46% de clientes cree que resulta el recuerdo más duradero de las marcas, el 33 por ciento de los consumidores prefieren marcas a las que identifiquen más y para el 53% esa familiaridad hace que crean más en ellas.
Este punto demuestra el impacto que tiene el diseño y el branding en términos de persuasión, confianza del consumidor y la percepción. En cuanto a la combinación de ciertos elementos específicos como trazos remarcados, sombras y colores, se tiene que considerar que la emoción interpreta a los símbolos que se utilizan para fijar su comportamiento. Cuando los clientes ven dos marcas que tienen la misma competencia de mercado, pueden generar una distinción con base en los puntos de identificación que cada uno use.